Buscar
  • José Luis Bermúdez

¿Cómo nos adaptamos en nuestras relaciones?

Actualizado: 11 de dic de 2019

En ocasiones, la respuesta que obtienes de tu pareja ante un determinado comportamiento tuyo no es la respuesta que tú esperabas.


Actuas de forma automática y natural, haciendo un comentario, para ti bueno o beneficioso y es malinterpretado por la otra persona. Este es el momento de poner atención y averiguar qué está pasando en tu relación de pareja.


Como personas, muchas veces funcionamos en piloto automático, pensando en nuestras propias historias sin tener en cuenta a los que nos rodean, hasta que algo inesperado sucede y rompe ese estado de inconsciencia.

El primer paso, es siempre darnos cuenta de que algo que hacemos no funciona como esperamos. En ese momento debemos parar para observar lo que está pasando, reflexionar y decidir qué hacer y adaptar nuestro comportamiento para conseguir el resultado que esperamos.

Es el momento de tomar decisiones, si seguir como hasta ahora o modificar nuestro comportamiento en pareja.

Por ejemplo, cuando llegamos a casa después de un día de trabajo intenso y estresante, con muchas conversaciones internas activas en nuestra mente, cruzamos la puerta y nos encontramos con nuestra pareja y/o el resto de la familia, y lo primero que hacemos es responder de forma evasiva o no escuchar a lo que nos están diciendo. Esto puede ser interpretado como que los ignoramos, que solo nos importa lo que nos sucede en el trabajo y de esta forma dinamitar nuestras relaciones.


Entonces, ¿cómo podemos darnos cuenta del impacto de nuestros comportamientos?

En el caso de no encontrar ningún tipo de reacción por parte de tu pareja, lo más sencillo es preguntar y, a continuación, escuchar atentamente con empatía e indagar por qué percibe de esa forma nuestro comportamiento. No podemos justificar nuestro comportamiento como válido si dañamos a la otra persona.


Desde mi experiencia, en base a la respuesta que recibimos y siendo conscientes de la dimensión de nuestro impacto, podemos valorar la posibilidad y conveniencia de calibrar nuestras reacciones automáticas.

Continuando con el ejemplo anterior, una vez que entramos en casa y hemos observado la reacción de nuestra pareja, podemos parar y preguntarnos ¿qué me estoy perdiendo?, ¿qué está pasando que no entiendo?, sin evadirnos de la situación.

Indagar sobre ello, empatizando con el otro sobre sus reacciones y, finalmente, llegar a conectar con nuestra pareja de forma que podemos adaptar nuestro comportamiento, liberando nuestra mente de los pensamientos que nos distraen de lo verdaderamente importante, que es dedicar tiempo de calidad y atención plena a la relación.


Es importante recordar que cualquier actuación nuestra, por más que sea bien intencionada, llevada a un extremo, puede generar un efecto muy alejado del que esperamos y termina transformándose en una limitación para el desarrollo de relaciones equilibradas y saludables.

Entonces, el desafío que propongo es buscar y encontrar un equilibrio en la relación, donde como en una ocasión expresó uno de mis clientes, podamos atemperar la forma en la que respondemos para estar “presentes” y que nuestros mensajes sean interpretados adecuadamente.


Se trata finalmente de evocar nuestra creatividad en la relación para reaccionar menos y adaptar de forma pro-activa nuestras acciones de forma auténtica y teniendo en cuenta el impacto que generamos en el otro.

15 vistas

© 2019 created by José Luis Bermudez